Shutter Island: Tan fallida como entretenida


Al realizar mi crítica de '12 Monos' de Terry Gilliam, realicé una introducción a la misma hablando de ese tipo de cine que juega con los recovecos de la mente humana. En ese sentido, definí aquella película como una gran obra, que cumple perfectamente con la premisa de confundir al espectador a través de la confusión propia de sus protagonistas. Pero esto no siempre ocurre, y podemos encontrar cintas que desaprovechan la oportunidad de crear esa atmósfera confusa que nos haga disfrutar de este tipo de cine.

Verano de 1954. Los agentes judiciales Teddy Daniels (Leonardo DiCaprio) y Chuck Aule (Mark Ruffalo) son destinados a una remota isla del puerto de Boston para investigar la desaparición de una peligrosa asesina (Emily Mortimer) que estaba recluida en el hospital psiquiátrico Ashecliffe, un centro penitenciario para criminales perturbados dirigido por el siniestro doctor John Cawley (Ben Kingsley). Pronto descubrirán que el centro guarda muchos secretos y que la isla esconde algo más peligroso que los pacientes. Thriller psicológico basado en la novela homónima de Dennis Lehane (autor de "Mystic River" y "Gone Baby Gone").

'Shutter Island' es el nombre que tiene el intento fallido de Martin Scorsese por apartarse del cine de mafiosos para adentrarse en el del más clásico suspense y, abordar así, esa temática de confusión mental de la que hablaba. Y digo fallido, no porque sea una mala película, que no lo es, si no porque Martin Scorsese sencillamente no es el M. Night Shyamalan de los inicios ('El Sexto Sentido' o 'Señales') ni mucho menos el genio Alfred Hitchcock.


El señor Scorsese tenía entre sus manos un material bastante más aprovechable y, quizá por intentar ser fiel al libro en el que se basa, una trama tan interesante como la de la película se ve deshinchada por situaciones o diálogos absurdos que buscan la trampa fácil para que el espectador se sorprenda con el típico giro final, cosa que no consigue, pues las pistas son lo suficientemente claras como para que el final sea más previsible de lo que parece. La mejor baza que podía jugar el director era el doble juego, pero lo simplifica y nos da un final demasiado claro y previsible, es decir, nos regala la conclusión, en vez de dejar que el espectador sea el que saque la suya propia.

Este tipo de películas debe tener la propiedad de hacerte verla al menos una vez más para entenderla completamente y, en este aspecto, falla estrepitosamente, ya que si te queda alguna duda al término de la cinta, bastará con hacer un repaso mental de la misma para obtener las posibles respuestas que se te escapaban. Además, la película arranca y finaliza de una forma poco convincente y, sin duda, lo más interesante, cinematográficamente hablando, es lo que hay en medio.

Pero no todo es malo en la, pese a sus fallos, entretenida 'Shutter Island', con un manejo técnico por parte del director magnífico y una dirección de fotografía a cargo de Robert Richardson perfecta. No hay más que ver las secuencias que representan los sueños del protagonista, sin duda lo mejor de la película, para darnos cuenta de la maestría tras la cámara de Scorsese. En cuanto a las actuaciones, nada demasiado destacable, todos cumplen, desde Leonardo Di Caprio hasta Ben Kingsley, pasando por un Mark Ruffalo, aun así, bastante desaprovechado.


En definitiva, no es el Scorsese de 'Taxi Driver', pero se deja ver y disfrutar pese a sus defectos.

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.